Acerca de lo real

Aunque mis sentidos físicos no perciban Su presencia de modo particular; Dios está presente en todo momento y en todo lugar.

Esta presencia es, en cierto modo, mas real que la presencia de las cosas y las personas que observo; es mas cierta incluso que mi propia existencia.

La perseverancia en la oración de Jesús, con fe y paciencia, va abriendo los sentidos espirituales a la percepción de esta verdad:

Dios está aquí y vive junto a nosotros.

Lo cotidiano se ve traspasado repentinamente de la divina presencia, un fulgor nuevo destella en lo mirado…

texto propio del blog