Perseverancia

Continúa la invocación por tanto tiempo como desees o puedas. El cansancio interrumpirá naturalmente la oración. Entonces no insistas.

Pero retómala en cualquier momento o lugar que estés si vuelves a sentirte inclinado a ello. A su debido tiempo descubrirás que el Nombre de Jesús acude espontáneamente a tus labios, de una manera tranquila y escondida.

Aún tu sueño estará impregnado con el Nombre y el recuerdo de Jesús…

de “La invocación del Nombre de Jesús”

Autor Anónimo

– Ed. Claretiana – 2009. Bs. As. – Pag. 19


Anuncios