Arraigo

La oración de Jesús se arraiga en todo mi ser.

También mi cuerpo participa, como si cada parte repitiera el Santo Nombre.

A medida que pasa el tiempo, menos cosas son urgentes en mi vida, menos cosas son necesarias, todo se vuelve más simple.

Sólo importa para mí, la oración, y ser maleable a la transformación que Dios va operando, si lo dejo ser quien ES y no me interpongo.

texto de Blanca Valloni


Anuncios

Un pensamiento en “Arraigo

  1. dejar fluir, acordarse en los momentos de turbulencias, en los graciosos, dar gracias, pedir con fe, ser sumiso a EL, descansar en EL, ofrecer todo en SU altar, perderse en EL, tener FE. AMARLO simplemente, “TU obra en mi, moldeame”

    dejarse llevar

    oraciones

Los comentarios están cerrados.