Persiste

Olvida tus supuestos progresos o retrocesos en la oración de Jesús, no es materia medible que pueda someterse a evaluación o comparación, es otra su índole.

En este camino, importa el Nombre y la presencia sagrada que viene con Él.

Persiste, mas allá del pecado o la virtud, regresa a la frase elegida como si fuera la primera vez que la dices.

Con claridad o sin ella, en la tristeza o la alegría, ante lo que nace o lo que muere, persiste, abraza tu corazón al Nombre de Jesús.

Texto propio del blog

Anuncios