El mejor esfuerzo

¿Estoy poniendo mi mejor esfuerzo en acostumbrar la mente a la oración de Jesús?

Para ello debo antes descreer del valor de mis divagaciones.

¿Estoy poniendo en marcha alguna mínima ascesis corporal y material que me permita ir adquiriendo el control sobre mi cuerpo?

Para ello debo considerar lo necesario y lo superfluo en mi vida.

de la carta  4 “La proporción necesaria”

Anuncios